Factores de riesgo

ZONA LUMBAR

Si no quieres padecer de dolor lumbar, o si ya lo sufres y quieres saber qué debes evitar, estate atento a los siguientes factores:

  • Deformaciones o desviaciones permanentes de la columna vertebral, como por ejemplo una escoliosis...

  • Manejo manual de cargas
  • Trabajo en posición sentada: nuestro cuerpo está diseñado para el movimiento, no para permanecer sentado en una silla. Levántate siempre que puedas y muévete.
  • Trabajo estático: si no cambias de postura, las presiones que actúan sobre las mismas zonas, continuamente, las sobrecargan y pueden desencadenar molestias.
  • Vibraciones: por ejemplo el uso de ciertas herramientas, obliga a la columna a un trabajo extra de amortiguación.
  • Obesidad: todo Kg de más es carga extra que tiene que soportar tu columna, igual que si la cargaras todo el día con un saco.
  • Tabaquismo: predispone al desgaste prematuro de los discos intervertebrales
  • Bajo nivel de acondicionamiento físico

ZONA CERVICAL

Lo que deberías controlar si no quieres sufrir dolor cervical:

  • Trabajar con los brazos elevados: produce tensión en la musculatura del cuello y de los hombros
  • Posturas mantenidas de flexión de cuello: los músculos de la nuca trabajan todo el tiempo para evitar la caída de la cabeza hacia delante. En posturas mantenidas en flexión (leer, coser…) los obligamos a trabajar todavía más.
  • Posiciones extremas del cuello, sobre todo si son mantenidas

  • La ansiedad, depresión e insatisfacción en el trabajo favorecen las contracturas musculares.
  • Movimientos repetitivos que obligan a utilizar siempre los mismos músculos, siempre de la misma forma. Intenta alternar las tareas en la medida de lo posible.