Lesiones

Aunque pueden haber más tipos de lesiones en la espalda, las más comunes son:

  • Contracturas musculares: Son producidas por sobreesfuerzos, malas posturas mantenidas, estrés, tensión emocional… Los músculos se contraen y son incapaces de relajarse.
  • Protrusión/hernia discal: aparecen cuando el disco se desgasta, pierde su capacidad amortiguadora y el material del núcleo sale al exterior, presionando las estructuras colindantes.

 

  • Ciática: si el material discal desplazado presiona el nervio ciático, aparece dolor a distancia que baja por las piernas, por el recorrido que realiza el nervio.

 

  • Síndrome facetario: Es la lesión de las articulaciones facetarias vertebrales, que son las bisagras sobre las que se mueve una vértebra respecto a la otra.
  • Artrosis: Con la edad y el sobreuso, los discos pierden altura y propiedades, los huesos se vuelven frágiles y crecen picos óseos

 

Y consulta inmediatamente con tu médico si tienes alguna de las siguientes señales de alarma:

  • Pérdida de sensibilidad en manos o pies, hormigueos o sensación de “acorchamiento”
  • Disminución de masa muscular en una pierna respecto de la otra
  • Dolor que no cede con el reposo o te despierta por la noche
  • Dolor en la pierna que obliga a dejar de caminar
  • Alteraciones de la micción